Sé tú e intenta ser feliz, pero ante todo sé tú (Charles Chaplin).

esenfrdeitptru

Efemérides para este año

Publicado: Lunes, 04 Febrero 2019 Imprimir

   Aprovechando que todavía estamos iniciando el año, se me ocurren algunas efemérides destacables de los cien anteriores coincidiendo con este 2019, acontecimientos que transformaron el mundo influyendo en varias generaciones. Algunos, sencillamente, forman parte de una coyuntura general, pero no por ello dejan de tener su relevancia. A continuación los relaciono cronológicamente por décadas del más lejano al último. 

   Arrancamos con el Tratado de Versalles (1919), por el cual se fijaron hace un siglo las condiciones de paz y el futuro de Europa tras la I Guerra Mundial. Alemania y otras naciones habían sido derrotadas y los vencedores les impusieron unas exigencias que lejos de arreglar las cosas crearon un caldo de cultivo que, unido a otras circunstancias, propiciaría la aparición del nazismo y, por ende, un desenlace más terrible.

   Siguiendo con esta clasificación, en 1929 tuvo lugar la peor crisis económica contemporánea, conocida como la Gran Depresión o el Crac del 29, que arrastró a las monedas europeas (por si los alemanes no tenían ya bastante), y se llevó por delante a bancos y negocios con el consiguiente aumento del desempleo y la pobreza. Y todo empezó por el descenso de los precios agrarios en USA y la especulación en la bolsa.

   En 1939 finaliza nuestra Guerra Civil con la victoria de los nacionales sobre el comunismo, asunto del que los españoles seguimos sin ponernos de acuerdo, y estalla la II Guerra Mundial con una Alemania ansiosa de revancha después de veinte años de aquellas capitulaciones.

   Y hablando de batallas, en 1949 se crea en Occidente la alianza militar de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), en respuesta a la expansión del comunismo soviético al que éste replicó con el Pacto de Varsovia, un tira y afloja entre las dos superpotencias del mundo, conocido como Guerra Fría, que amenazaba con volarlo todo por los aires. La paradoja es que aquí en España fueron los socialistas del "OTAN NO, BASES FUERA", los que nos metieron en la misma, incluso aportando luego Secretario General al consorcio.

   Diez años después triunfa la Revolución cubana (1959), que cambió la dictadura corrupta de Batista por la sangrienta de Castro, plasmando el dicho aquel de "¿no queríais caldo?, pues tomar dos tazas", y el papa Juan XXIII anuncia el Concilio Vaticano II, que condujo a un ecumenismo ilusorio que acabaría produciendo una honda confusión dentro de la Iglesia de la que no parece que levante cabeza.

   También este año se conmemoran cincuenta primaveras de la llegada del hombre a la Luna (1969), aunque hay quien sostiene que se trató de una farsa de los americanos para demostrarle a los rusos con quien se la jugaban. De esta epopeya casi lo que más se recuerda es la frase del astronauta Neil Armstrong: "Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad".

   Para el cuarenta aniversario, y en este caso como una mención más personal, me he reservado la edición del fantástico  álbum de Supertramp Breakfast in America (1979), del que recientemente he abordado dos de sus temas y seguiré con más por este motivo.

   Y ya que estamos con sucesos que alteraron el curso de la humanidad, una rocambolesca curiosidad que circula por ahí señala que en su portada se previeron los atentados del 11-S, con esa vista al fondo de Nueva York desde un avión acercándose a la urbe, la azafata emulando a la Estatua de la Libertad y el zumo de naranja (color del fuego) junto a las Torres Gemelas, y la "U" y la "P" de Supertramp convertidas en un 9 y un 11 en los citados edificios (poniéndola frente a un espejo, según reproduce la imagen). Además, para darle más intríngulis, el propio título del disco concuerda con el momento en que se produjeron los ataques y en la esquina inferior derecha de la contraportada, por si quedaban dudas, también hay un avión sobrevolando el skyline de la ciudad. Lástima que nadie se diera cuenta en los veintidós años que los distanciaron. En fin, imaginaciones truculentas con interpretaciones para todos los gustos.

   Dejamos a un lado las teorías conspiratorias para volver de nuevo con Alemania y la Caída del muro de Berlín (1989), que iba presagiando la desaparición de la U.R.S.S., recuperando su unidad tras veintiocho ominosos años de sometimiento en su mitad oriental.

   Para ir terminando, el último año del milenio entra en vigor la moneda del Euro (1999), de momento coexistiendo con las vigentes, pero para después encarecer ella solita las cosas al doble de lo que costaban y aumentar la brecha entre ricos y pobres, popularizando el término mileurista.

   Y ya, con tan sólo diez años de diferencia, llegamos al 2009, en el que un misterioso personaje inventa el Bitcoin (esa criptomoneda de la pocos se fían y aún menos entienden), y muere en circunstancias extrañas Michael Jackson, el rey del pop y uno de los artistas más influyentes de la música moderna.

   Por supuesto, esto no ha sido más que una breve selección de la que, tal vez, saque más adelante un post. ¡Qué tiempos!... alguno de ellos.