"Ningún poder de la tierra podrá arrancarte lo que has vivido". Rilke

esenfrdeitptru

Peter Fechter

Publicado: Jueves, 27 Febrero 2020 Imprimir

   A pocos les sonará el nombre del título, a mi tampoco hasta que un día escuchando cierta canción de Nino Bravo me dijeron de qué iba la letra: el desenlace fatal de la huida de la primera víctima del muro de Berlín justo al año de levantarse, un joven albañil del lado oriental que en el intento murió desangrado en tierra de nadie ante la pasividad de los presentes, y al que le seguirían centenares con igual suerte en las tres décadas siguientes.

   Debió ser algo impresionante observarlo en su momento, cercando una inmensa prisión por media ciudad, muestra de que los tiranos, como vulgares atracadores, aguantan mientras unas paredes les permitan retener rehenes. Por comparar, tal vez aquella tapia infranqueable sea una metáfora de lo que actualmente llaman cordón sanitario en lenguaje político, porque para el comunismo resulta inadmisible compartir espacio con los que cuestionan su superioridad moral, que de honesta no tiene mucho, en honor a la verdad; por entonces, con ocasión de su derribo, escuché decir a un rumano que al caer Ceaucescu se descubrió que los grifos de su palacio eran de oro macizo a pesar de que la población pasaba hambre, lo que además de su característica iniquidad da una idea de la inclinación al lujo de los jerarcas comunistas en cualquier circunstancia; a Carrillo, su amigo personal, le regaló un Cadillac blindado de cinco toneladas de peso que se quedó tirado de camino a Madrid, una antigualla que, ironías del destino, acabó sus días en un desguace de Paracuellos.

   Hablar hoy de comunismo, por tanto, resultaría muy poco práctico si no fuera por el mal recuerdo que ha dejado en muchas partes, una ideología que sólo trajo miseria y dolor por donde se extendió. Lo incompresible es que en democracia se abra paso como si nada con semejante reputación, y si ahora, paradójicamente, quiere derribar barreras es para multiplicarlas de forma fingida.