Que la Fuerza te acompañe

Publicado: Lunes, 18 Diciembre 2017 Imprimir

   Hace unos días fui a ver la última entrega de La Guerra de las Galaxias, Los últimos Jedi, y salí más decepcionado que otra cosa, pero es lo que suele pasar cuando pones demasiado entusiasmo en tus expectativas. Supongo que algunos de los que hemos seguido la saga desde sus comienzos, justo ahora cuarenta años, ya nos empezamos a resignar hace cinco cuando su creador, Georges Lucas, dejó el universo Star Wars en manos de la compañía Disney, más orientada hacia las hadas y princesitas, y es que, casualmente, hasta la joven actriz que interpreta a la nueva heroína se llama Daisy, como la novia del pato Donald.

   Por supuesto, es imposible superar en magia y encanto a la primera trilogía, producida entre 1977 y 1983, de la que en este octavo capítulo se han emulado buena parte de sus escenas más legendarias, como la sórdida cantina de Mos Eisley -en la que descubrimos a Han Solo- reinventada para la ocasión en un glamuroso casino al estilo James Bond, la mítica batalla en el planeta helado de Hoth con los colosales "caminadores" o Transportes Acorazados Todo Terreno (AT-AT), la aniquilación en el espacio de la flota rebelde resistiendo a duras penas los embates de los mega destructores imperiales o el épico duelo de Luke y Vader ante el malvado emperador Darth Sidious, claro, que con un renovado reparto que ni de lejos se acerca al magnetismo de aquellos, si bien, pudimos volver a disfrutar de un Mark Hamill (Luke) entrado en añitos y una inolvidable Carrie Fisher (Princesa Leia), fallecida precisamente hace un año, en la que ha sido su interpretación póstuma. En cualquier caso, parece que no volveremos a verlos en los próximos episodios a no ser holográficamente, ya que también el primero se reúne en el más allá con los extinguidos jedis al final de la película.

   Sea como fuere, no me la hubiera perdido, arrastrado por esa seductora Fuerza que desde el primer episodio (ahora cuarto tras la realización de la trilogía precuela entre 1999 y 2005), me cautivó hasta el punto de hacer cola siete veces en los ocho meses que ininterrumpidamente estuvo en cartelera, porque aún no se había inventado el video ni el DVD. Recuerdo, por el telediario de entonces, que la presentaron en el Festival de Cine de San Sebastián con algunos de sus protagonistas acompañados por los personajes más emblemáticos ataviados como en la película: soldados imperiales, Dart Vader, C-3PO, R2-D2, Chewbacca,... iconos que ya forman parte de la cultura popular en todo el mundo y de la memoria de varias generaciones. Luego llegaría la segunda parte, El Imperio Contraataca, emocionante y digna de la anterior, que en su final dejaba abierto el desenlace que se concluiría con la ya inevitable tercera, El Retorno del Jedi, algo más floja pero tan entretenida como sus predecesoras.

   Desde luego, las sucesivas, siempre bienvenidas, ya no serían lo mismo, aunque muy espectaculares y realizadas con la última tecnología a falta de originalidad.

   Que la Fuerza te acompañe.


Próximo Post