esenfrdeitptru

Reviviendo momentos cercanos

Publicado: Sábado, 24 Agosto 2019

   Tal noche como la de hoy, hace un mes, estaba disfrutando de la música en vivo de Supertramp o, más exactamente, del concierto de Roger Hodgson que en la gira de este año rememora el cuarenta aniversario de Breakfast in America, el disco de mayores ventas de aquella banda de la que Hodgson fue líder en su mejor época, allá en los setenta y primeros de los ochenta, con éxitos como It's Raining Again, The Logical Song, Breakfast in America o Give A Little Bit.

   Lógicamente, casi todos los temas que Hodgson interpreta en sus multitudinarias giras pertenecen a esa fecunda etapa, como los citados, composiciones propias que, sin embargo, firmaba conjuntamente con Davies (el también vocalista y fundador del grupo), al igual que sucedía con las de éste, si bien, cada uno ponía su voz a las suyas y el estilo era claramente distinto; las de Hodgson más frescas y metafísicas, las de Davies más melancólicas e instrumentales.

   Por ello, y al margen de otros motivos, nunca he entendido que a Hodgson, tras separarse para iniciar su carrera en solitario, le disgustara tanto que se siguieran tocando algunas de sus canciones en las giras de lo que quedaba del grupo, liderado ya sólo por Davies. Se dice que ambos llegaron a un acuerdo verbal para que esto no llegara a suceder y que el bajista, Dougie Thomson, se largó luego por esa razón. Lo que era evidente es que las canciones de Hodgson sin Hodgson no eran lo mismo, por lo que Supertramp prosiguió en sus directos con las composiciones de Davies y aquellas de Hodgson indeleblemente unidas a la discografía del grupo, como las citadas The Logical Song o Breakfast in America.  

   Pero volviendo al concierto de este verano, el espectáculo deleitó a todo el mundo, no sólo a los que sentimos la música de Supertramp casi como una parte de nosotros, sino a los que la han descubierto más tarde, como se podía ver en aquel ambiente de lo más variopinto. Allí había abuelos, padres e hijos, en fin, gente de varias generaciones unidas por una música atemporal que a muchos nos encandiló ya desde la más temprana juventud. Maravillas como Dreamer, Sister Moonshine, Don't leave me now,... deslumbraron en la noche.

    De todas formas, si tengo que comparar este concierto con el que ofreció hace un par de años por las mismas fechas y en el mismo escenario, me quedo con el repertorio de aquél, aunque apenas puedan señalarse diferencias, si acaso, la menor duración de éste último, cosa que para mí quedó sobradamente recompensada horas antes con la asistencia a las pruebas de sonido y en las que algunos pudimos saludar personalmente al legendario músico de nuevo, en mi caso gracias a Ana, presidenta de Roger Hodgson Spanish Friends Club, a la que mando abrazos desde aquí y al resto de amigos del Club que coincidimos. Fue algo muy especial y una experiencia inolvidable en la que Roger tocó fragmentos de canciones geniales que no interpretó después ante el público, como London, Every trick in the book o Even in the quietest moments.

   Os dejo un video de aquella noche, la versión extendida o de concierto del tema Breakfast in America, con todo el respetable entusiasmado, aunque casi se oye más a la que tengo delante que al mismo Roger Hodgson.