esenfrdeitptru

El aquelarre marxista

Publicado: Martes, 01 Octubre 2019

   Suponiendo que saquen a Franco del Valle de los Caídos, porque el panorama hace pensar que será probable, el destino elegido para reinhumar sus restos mortales parece que también levanta ampollas, sin olvidar la oposición de la familia, que propuso, en todo caso, la sepultura que poseen en la cripta de la Catedral de La Almudena.

   Partiendo de que debería continuar donde está por derecho, grandeza y las razones esgrimidas en contra del citado templo, ya puestos, se me ocurre un sitio con mejores condiciones que los planteados, y, además, muy vinculado al difunto. Me refiero a la capilla aneja al palacio en el que vivió como Jefe del Estado, situada dentro de sus muros y a unos cientos de metros del cementerio donde se encuentra su mujer; reúne los requisitos de seguridad y discreción demandados y disuade de su exaltación, permitiendo en su recinto cerrado los honores debidos que asimismo se le niegan. De todas maneras, tampoco es que sus democráticos antagonistas le hayan dejado otra alternativa que el panteón de Mingorrubio, la más lógica en su momento, y no ahora, cuando ya lleva casi cuarenta y cinco años en Cuelgamuros.

   Desde luego, ya no disimulan que la finalidad de la exhumación es el preámbulo para la desacralización del Monumento y su resignificación dentro del contexto de la llamada memoria histórica, lo cual es una derrota en toda regla de la Transición y su alumbrada democracia, pese a lo que diga la ladina propaganda del Gobierno, que ha hecho de este asunto su mayor obsesión con el único obstáculo de la familia del deudo y el pancismo de la Iglesia, que olvida lo que Franco hizo por ella.

   Muchos tenemos aún la esperanza de que no lo lograran, pero qué mejor que terminar con unas palabras de su propio testamento, tan proféticas como mal correspondidas, que ponen de relieve la irresponsabilidad de aquellos que confundieron la reconciliación con el compadreo:

   "No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta. Velad también vosotros, y para ello deponed, frente a los supremos intereses de la Patria y del pueblo español toda mira personal".