esenfrdeitptru

Sesión continua

Publicado: Lunes, 02 Diciembre 2019

   Este Gobierno parece capaz de lo que sea con tal de asentarse, pero desde que llegaron con su moción de censura casi lo único que han hecho ha sido cambiar a Franco de sitio y, entre tanto, mucho rostro en funciones, interpretando el papel de formales y trapicheando con los enemigos de la nación para legitimarse democráticamente. Sí, todo muy legal, pero a todas luces ilícito e inmoral.

   En este sentido, que invoquen a un sentimiento democrático o a la Constitución de cara a la galería para justificar sus temerarias alianzas es un sarcasmo, acusando hipócritamente a la derecha de extremista y corrupta por criticar su radicalismo y por haber defraudado de forma equivalente, atribuyéndoles la ingobernabilidad, pero sin dar más alternativa que la suya, porque a nadie le va mal durante mucho tiempo sin que él mismo tenga la culpa, que dijo Montaigne.

   Decía Bismarck que nunca se miente más que después de una cacería, durante una guerra y antes de las elecciones, pero éstos siguen haciéndolo dando una idea de hacia dónde apuntan, aunque para ello tengan que pactar lo inconfesable con separatistas o ampliar, para colocar a sus socios comunistas, el número de ministerios a algo así como a veinte.

   En este aspecto, uno de los mayores vicios de la izquierda es su despilfarro, que estiran a base de recaudar con increíble imaginación, y por eso terminan subiendo el paro y bajando la competitividad de las empresas, si no liquidándolas, dejando a la nación en cueros y tiritando tras sus desastrosas legislaturas, aunque para los subvencionados sindicatos de clase no haya razón para protestar ni a muchos parezca influirles al votar, pues se traga con la fábula de la memoria histórica y, en cambio, no se acuerdan de cómo los socialistas dejaron el país anteayer.

   En lo político puede esperarse de ellos cualquier cosa, manipulando con la complicidad de los medios de comunicación afines que ya se encargan de ponerles en buen lugar para que todo se vaya olvidando, sólo hay que contrastar el tratamiento informativo de aquella supuesta financiación irregular del partido que gobernaba, que les valió de excusa para su moción de censura, con su latrocinio en Andalucía y que apenas les ha afectado. Luego culpan a otros partidos de promover el odio, pero son ellos mismos quienes lo rentabilizan políticamente a la menor ocasión.

   De cualquier forma, esto de tener que sufrirlos cada cierto tiempo alternativamente es ya algo endémico de nuestra sociedad, lo cual sólo se explica porque somos más de escoger lo malo conocido, como reza el refrán, aunque no hay cosa más inaguantable que su reivindicativa y recurrente visión deformada del pasado para dividir a la opinión pública e inventar mitos, y es que, como alguien escribió, la prensa de la izquierda le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican.